Recuperar a nuestra sabia interna a veces resulta ser todo un arte. Muchas mujeres tienen dudas a la hora de saber escuchar a su verdadera voz interior sin que la mente interfiera. Durante el ciclo menstrual hay períodos en que conectar con esta guía nos resulta más fácil. Nos habla a través de sueños, intuiciones, sensaciones o emociones que de repente toman energía y necesitan ser expresadas.
Puedo deciros que en los años que llevo en el mundo del crecimiento personal, este es uno de los problemas más difíciles que compartimos todos los mortales. Hay mucha gente que dice que les resulta imposible saber a qué voz deben hacer caso a la hora de tomar decisiones importantes para acertar. Por supuesto ningún método es infalible pero los que os propongo pueden ayudaros a saber discernir mejor.
Esta savia está íntimamente ligada a nuestras pasiones, nuestros deseos, a aquellas cosas que nos hacen brillar los ojos pero que la mente (que siempre intenta protegernos) nos dice que no escuchamos, que son deseos infantiles, poco realistas y que no nos convienen.
Debes saber que hay ocasiones particulares en que vuestra sabia interior os vendrá a buscar siempre sin excepción: En los momentos de dificultad o que sentís algún tipo de malestar o incomodidad. En estos momentos ella os susurrará aquellos aspectos de vuestra vida que os hacen mal o no os van bien. En estas situaciones muchas veces interviene la mente y el juicio y no le hacemos caso. Pero ella está dotada de una infinita generosidad, paciencia y amor incondicional hacia nosotras y nos irá visitando a menudo. No obstante, si la seguimos ignorando llegará un punto en que llegaremos al límite y entonces será cuando os exigirá un cambio en la situación.
Otro momento en que siempre aparece es en las ideas o pensamientos recurrentes. No tienen porque ser sensaciones de malestar. También pueden ser ideas relacionadas con proyectos, deseos, propósitos, etc. que se os van repitiendo y que también vayáis posponiendo.
Y por último, otro de los momentos en que se manifestará, será mediante sensaciones corporales, impresiones hacia una situación o persona, intuiciones. Aquellos momentos en que no sabes por qué pero hay algo que no funciona, que no te acaba de encajar o de hacer el peso.
Un método que a mí me funciona muy bien a la hora de tomar decisiones es escuchar cuál es la opción que me hace expandir, que me proporciona oxígeno, libertad, alegría y no la juzgo. Simplemente la elijo y me rindo a lo que pueda pasar. Haciendo esto no creo que os equivoquéis nunca. Esto os hace ser auténticas y coherentes con vosotras mismas y lo que sentís.

Espero que os pueda ser útil;)
Un abrazo y suerte!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *