Vivimos en una sociedad totalmente desconectada de los ritmos de la naturaleza, de sus ciclos y, por supuesto, de los ciclos de ovulación de la mujer. Donde nuestra menstruación, las energías de la que esconden un poder inconmensurable, ha sido demonizada y despreciada. Y donde el autoconocimiento y el poder personal nunca han sido bien considerados socialmente.
Actualmente, las mujeres se ven obligadas a mantener un ritmo de vida igual al del hombre sin tener en cuenta que su ciclo menstrual le exige más descanso.

Antiguamente, cuando el hombre vivía de la agricultura, el conocimiento de las estaciones anuales y la influencia de la Luna era de vital importancia para subsistir. Y en las culturas matriarcales de la vieja Europa, las mujeres y sus ciclos eran considerados como sagrados y éstas estaban mucho más conectadas con su menstruación. Por otra parte, estudios científicos han documentado la influencia que tienen factores ambientales como la luz, la Luna o las mareas en la regulación de los ciclos menstruales y la fertilidad de la mujer. Se demostró mediante un estudio realizado en cerca de dos mil mujeres con ciclos menstruales irregulares, que dormir con una luz cerca de la cama durante los tres primeros días cercanos a la ovulación favorecía su regulación. Además, el ciclo menstrual no sólo rige el flujo de los fluidos del cuerpo sino también de la información y la creatividad, y la Luna, a su vez, rige también los sueños y el inconsciente.
Hay que tener en cuenta, que durante el ciclo menstrual, la mujer se está preparando para acoger y crear una vida en su interior y que todo su ser se moverá y reaccionará en función de este hecho esté embarazada o no. Es decir, que si las energías menstruales no se expresan mediante la creación de otro ser se plasmarán en la vida de la mujer de otro modo. Pero esto no sólo nos afecta a las mujeres, los hombres también se les ha privado de este conocimiento y también viven sometidos a unos estigmas y unos roles sociales que les privan de su poder. Tanto hombres como mujeres tenemos energía femenina y masculina que debemos conocer y equilibrar para obtener mayor bienestar y calidad de vida. La energía femenina en equilibrio es creativa, nutricia, nos impulsa a disfrutar de la vida, a cuidarnos y respetar nuestro cuerpo y el entorno. En cambio la energía masculina en equilibrio nos impulsa a tomar acción, a clarificar nuestras metas y objetivos, nos ayuda a poner límites y nos proporciona rigor y voluntad.

Por este motivo, conectar con nosotr@s mism@s, con nuestros deseos y necesidades y conocer cada una de las energías que influyen en cada período de nuestra naturaleza, es vital para llevar una vida plena y consciente. Esto no sólo mejoraría nuestra relación con nosotros mismos, sino también con nuestro entorno.

Vivir en un estado de monotonía, apatía, tristeza y de frustración es debido a esta desconexión y de llevar una vida lineal. Cuando esto pasa perdemos nuestra libertad, nuestros dones y nuestro poder como individuos. Esta agenda es un buen recurso para este propósito. Aquí encontrarás una guía que te permitirá identificar aspectos importantes e influyentes de tu vida como las energías de cada período menstrual o anual, las fases lunares, sentimientos, pensamientos, sueños, estados de energía y vitalidad, emociones y tendencias en cada momento del ciclo. Porque al tomar conciencia puedas empoderarte y vivir una vida más consciente, coherente y plena.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *